Bomba de recirculación

La función de la bomba de recirculación es garantizar que el agua caliente siempre se encuentre disponible y tan cerca del punto de consumo como sea posible, con el fin de reducir el desperdicio de agua y de aumentar el confort.

La función de la bomba de recirculación es garantizar que el agua caliente siempre se encuentre disponible y tan cerca del punto de consumo como sea posible, con el fin de reducir el desperdicio de agua y de aumentar el confort.

Las bombas de recirculación se pueden dimensionar para un sistema dado utilizando las siguientes fórmulas: 
 
Caudal de agua     qc= Φ/ΔT x 4200
qc = caudal de agua circulante [m3/s]
Φ = pérdida de calor del sistema de circulación [kW]
ΔT = enfriamiento del agua, normalmente 5°C, determinado en el punto de consumo más alejado [°C]
 
Normalmente, se utilizan bombas no controladas porque la variación del caudal es relativamente pequeña. Sin embargo, en los sistemas de mayor tamaño puede resultar ventajoso utilizar bombas controladas para permitir el ajuste del caudal cuando se arranca el sistema y para poder aplicar un control de temperatura.
 
Ilustración
1. Bomba de recirculación
2. Válvula termostática
3. Depósito de agua caliente sanitaria